Mis publicaciones

Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada

martes, 15 de noviembre de 2016

Adicta al Kindle

Vale, lo reconozco, tengo un problema. Houston, ¿estás ahí? Pues ponte cómodo, porque esto va para rato.

Hace tiempo, yo era de las que decía "Qué va, lo tengo controlado. Venga, solo uno más. Puedo parar cuando quiera". Ah... pobre ingenua.
Bueno, si alguien está libre de pecado, que tire la primera piedra. Todos tenemos algún vicio, ¿no? El mío es comprar ebooks a diestro y siniestro. Bueno, y las patatas fritas. Y los donuts. Y la pizza, claro. Qué hambre tengo. Si ahora mismo entrara a Mc Donald's, lo dejaba temblando. ¿Sabéis las ganas que tengo de probar esa mierda de hamburguesa nueva que hace no sé qué abuelita entrañable? Con su salsa y su... Espera, ¿de qué estábamos hablando?  


Ah, sí. El Kindle. Los libros digitales. Esos que valen menos que un café (bueno, no todos, porque algunos son para mear y no echar gota. ¿Un ebook por 10 euros? Si crees que bromeo, te equivocas. Ojalá. Pero el mundo está loco, eso es un  hecho). 

A ver, empecemos por el principio, que ya sabéis que me disperso.

A mí me gusta leer. Mucho, de hecho. A estas alturas, no es ningún secreto. Siempre he sido ferviente defensora del libro en papel (y lo seguiré siendo). Para mí, la sensación de abrir un libro, tocarlo, olerlo, disfrutar de la rugosidad de sus páginas, de los relieves (si los tiene) de su portada, de la preciosa y cuidada edición (que no siempre tenemos... Fail. Caca)... En fin *suspiro*, que eso es demasié p'al body. Y hay ciertas novelas que NECESITO en papel, mi estantería tiene sitios reservados para ellas.
Pero he sucumbido, lo reconozco. El diablo (Sí, Amazon, te estoy mirando a ti) me ha tentado y ahora también adoro los libros electrónicos. De hecho, voy por el segundo Kindle, con eso lo digo todo. Por si tenéis curiosidad... No es que los coleccione (un caprichito un poco carete para coleccionar, no?), es que se me cayó una Fanta de naranja (¿qué coño importa el sabor, Lorena? Shut up ya) y... ya os podéis imaginar. Por aquel entonces, era tanta la dependencia del dichoso dispositivo, que lo tuve semanas en un tupper con arroz, deseando su resurrección, rogando a los dioses antiguos y nuevos por un simple latido. Pero había muerto, y mis esperanzas con él.

Así que me regalaron otro para Navidad y yo tan feliz me olvidé de ese Kindle anciano cubierto de polvo de arroz, como Mulan. Fin del drama. 

Y es que, no vengo hoy a intentar convenceros de las ventajas del libro electrónico; a estas alturas, las conoceréis todas, pero no podemos negar que práctico es un rato. No pesa apenas, ocupa poco espacio en el bolso, tiene funciones fantásticas (de las cuales uso... no sé, ¿un 10%? Si me complica la vida un aparato, paso de él, así que voy con cuidado en estos temas) y, ahora que tengo un modelo nuevo, también tiene luz (que va muy bien si te secuestran y te meten en un zulo, por ejemplo). Joder, no me digáis que no mola, va. Que sí, que no huele a libro, que huele a... plástico, que no huele a nada, vaya. Pero... ¿y eso de poder sujetarlo con una única mano? Ahora que va haciendo frío, meter la otra bajo el edredón puede marcar la diferencia, no me vais a negar eso en la cara.

También la queréis y lo sabéis
De todas formas, repito que no prefiero ni uno ni otro. Que me van a seguir encantando los libros en papel, que son preciosos por dentro, por fuera y por todas partes, pero que... Larga vida también a los libros electrónicos, qué queréis que os diga. Yo así leo en cualquier parte más cómoda, más rápido y, además, puedo pasar cualquier documento a pdf y leerlos también. Me va genial para repasar mis borradores o cualquier otra cosa. Y, ¿por qué no admitirlo? Acumular libros en papel me supone otro problema. Ojalá tuviera la biblioteca de La Bella y la Bestia, pero va a ser que no es el caso.

Pero bueno, en realidad no vengo a enfrentar aquí a los dos formatos, sino a quejarme "en voz alta" de mi obsesión por comprar libros electrónicos. El "clic" está tan a mano, que... Ay...

"Vamos, solo uno más.
Si estoy súper tranqui, yo controlo"
Pero, como todos los avances tecnológicos, los libros digitales tienen sus peligros. Y no me refiero a que se pueda volver contra mí. No me veo al Kindle intentando asesinarme para suplantarme y ponerse mis zapatillas de estar por casa; el problema es que hay ebooks muy baratos. Sí, habéis leído bien, es un puto PROBLEMA. ¿Tenéis idea de los libros que tengo pendientes? En papel unos cuantos, algunos (la mayoría) ni siquiera los tengo aún comprados, pero en digital es otro tema. Que si ofertas a 0,99€, al 50%, que si Amazon Flash (maldito Amazon, me estás hundiendo la vida)... En serio, he contado más de 25 ebooks dentro del Kindle que todavía no he leído. Entenderéis ahora mi desasosiego, mi frustración y mi estrés. Reconozco que alguno ni siquiera me llama leerlo, lo he comprado porque me pareció buena idea y una oportunidad de cojones comprar un libro de Egipto por 0,99€. Que sí, que el tema me interesa, pero... ¡Anda que no hay libros que quiero leer antes! Y cada vez van saliendo más y más y... Me ahogo, en serio. Estoy empezando a pensar que me compraría hasta el boletín del BOE por ese precio.

Soy una marioneta. Me he convertido en un pelele, un esbirro del sistema. No me miréis, no merezco vuestra compasión. Sé lo que estáis pensando ahora... Pobre loca, está enferma y es muy estafable. Bueno, quizás tengáis razón, aunque debo decir que la gran mayoría de libros que compro es porque me interesan y quiero leerlos algún día (o alguna década, ahí ya no puedo comprometerme).

¡Toma todo mi dinero ya!
Vale, antes de acabar, tengo que haceros una confesión. El último ebook que me he comprado (creo que fue hace dos días. Eh, dos días sin comprar, ¿eso no es un logro? Exijo mi pin) me ha costado casi 9 pavos. Sí, lo sé, lo sé... No hace falta que digáis nada. Mucho quejarme y luego voy y suelto la pasta, pero es que necesitaba ese libro y esta vez de verdad. "La última estrella" de Rick Yancey, es la tercera y última parte de su saga y tengo que saber cómo acaba, entendedme. En cuanto lo vi, me puse los bolsillos del pantalón del revés y apreté el botón mientras miraba a Amazon a los ojos y le decía "Shut up and take my money"

No quiero despedirme sin antes aclarar a las editoriales que no hablaba en serio, que sigan poniendo ebooks a precio putas porque así sus ventas aumentarán y, a su vez, velarán por la felicidad y la progresión social y cultural de este planeta (ahí lo llevas). Ya me ocuparé yo de mi adicción, pero, por favor, rebajad los precios, que con lo que valen algunos ebook me compro cuatro de autopublicados (gracias a los autopublicados, por cierto). Bueno, y gracias también a las editoriales que piensan en el bolsillo de la gente y nos permiten disfrutar de sus obras por precios asequibles. Entre 0 (sí, he dicho 0) y 4 o 5 euros... es algo razonable, ¿no os parece? No es por hacer publicidad, pero Escarlata Ediciones lo cumple perfectamente. Larga vida a Escarlata Ediciones, de paso. ¿Que no viene al caso? Bueno, me da igual, es mi blog y supongo que digo lo que quiero (uy, que se ha puesto chulita). 

En fin, que espero que los libros en papel no desaparezcan jamás y que los electrónicos aprendan a convivir con ellos. Hay mercado y lectores para ambos. Yo misma tengo amor para los dos. Simplemente, a quienes corresponda: REBAJAD LOS PRECIOS DE TODOS. Y a vosotros, los que estáis leyendo esto (Vocecita de mi cabeza: "¿Vosotros? ¿En plural? A veces, me fascina tu optimismo, Lorena"). Pues eso, a quienes hayáis aguantado hasta el final... A parte de daros las gracias y felicitaros por vuestra paciencia, ¿qué tal si me contáis un poco vuestras opiniones sobre este tema? ¿Que qué tema exactamente, decís? El que queráis, porque también estoy dispuesta a entablar una conversación sobre la jugosidad de una hamburguesa de Mc Donald's o lo increíble que es la salsa Deluxe.

Gracias por vuestra atención. 

Saludos.



P.D: Dedico esta entrada a Enara, que ayer se convirtió en la seguidora número 200 del blog y me animó para que escribiera algo, lo que fuera. Enara, lo siento, esta mierda es lo que me ha salido :( 

20 comentarios:

  1. Los libros electrónicos... Ay... Me han salvado tantas veces... Me desesperaba (y me desespero todavía) cuando quiero comprarme un libro de los que me llaman máximo y ninguno baja de los 15€. Y si es autor internacional, ya ni te cuento. Y, a ver, no digo que no lo merezcan, pero esos precios para los que no somos millonarios son para una vez al mes. Los devoralibros no las vemos y nos las deseamos para tener unas hojas recicladas con tintas. Y ya nos dan la maravilla que es poder leer en tu teléfono o en un aparatito a precio de un café con leche y... Me cambia la cara.

    Aunque yo siempre (¡SIEMPRE!) lucharé en defensa del libro físico. Curiosamente hace un par de días me tocó hacer un trabajo sobre el final de la prensa escrita y me quedé muy pillada porque tenía que dar las razones por las que la prensa escrita desaparecería cuando yo no estaba de acuerdo ._.

    Gracias por dedicarme la entrada. Esta mierda (como tú dices) me ha encantado. A darle caña al ebook!

    Por cierto, vivo enamorada de la salsa Deluxe del MacDonald. Es mi perdición y mi mayor debilidad, junto a la tarta de Oreo del bar de mi pueblo, el Nesquik y la Coca-Cola fresquita.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, yo te apoyo en esa lucha en pro del libro físico!!! La esencia de unas páginas de papel, de tocar algo con las manos... eso no tiene precio. Bueno sí, y a veces es caro, pero... ya me entiendes. Entiendo y defiendo el progreso, creo que ambos formatos pueden convivir perfectamente. De hecho, ya lo hacen, de mejor o peor forma.

      Eso sí, hay que reconocer lo cómodo que es el digital, además de lo del dinero, que, a veces, con lo que vale uno en papel, te compras tres ebooks.

      Gracias a ti por comentar y por animarme. Aunque me has recordado la tarta de Oreo y el Nesquik y eso es bastante cruel... La salsa Deluxe, por cierto, es de otro planeta. Uno exquisito y mejorado.

      Un besazo, guapísima!!!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Lorena!Yo reconozco que el kindle no lo uso mucho. Al final siempre presto más atención si leo en formato físico. Me resulta más fácil recordar las cosas y no me tengo que preocupar de si tiene batería o no. Mi vicio son los libros de segunda mano, los descatalogados y los raros. Sobre todo si hablan de leyendas, mitos, esotérica y cosas así. A mi no me pueden dejar sola en tiendas de segunda mano. Y ahora que tengo la casa del pueblo para llevar libros...ancha es Castilla xd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapísima!
      jajaja si es que todas tenemos nuestros vicios, está claro. Tenemos un peligro que no veas. Está claro que el libro en papel siempre será especial y tiene muchísimas ventajas también. Eso sí, la batería del Kindle me dura mucho, así que no suele ser mucho problema.
      Un besazo y gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Jajaajaja cómo extrañaba leerte así. Yo tengo la app de kindle en mi celular y creo que tengo acumulada cuanta cosa gratis se me pase por en frente. Y de esos habré leído uno, con suerte.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ay, tenía ganas de soltar parrafada sin filtros. A mí también me pasa lo de los libros gratis, muestras de algunas páginas y todo eso... Dios mío, ¿lo leeremos algún día? Quién sabe.

      Un besote, preciosa.

      Eliminar
  4. Hola! Yo no tengo Kindle, el mío es de Fnac pero uso más el libro de papel. Muy buena entrada!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Beatriz!
      Yo solo he probado el Kindle, pero vamos imagino que será igual para otros libros electrónicos. Leer en papel siempre será especial, pero contar con la opción de la electrónica también viene bien.

      Un besote y gracias por pasar!

      Eliminar
  5. Hola Lorena, cuánto tiempo sin pasarme por aquí. Me alegra ver que sigues escribiendo.

    Yo amo el Kindle, es verdad que comparto lecturas en papel y en ebook pero me parece fantástico el libro electrónico por su comodidad.

    También tengo muchos ebook esperando leer, ¡es que a esos precios cualquiera se resiste!

    Un besazo y nos seguimos leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Inés! Qué alegría verte por aquí, cuánto tiempo. Espero que tú sigas escribiendo también, a ver si me paso por tu blog también, qué desastre soy.

      Eres de las mías entonces con respecto al Kindle. Lo genial es tener opciones y elegir en cada momento la que más nos apetezca. El peligro es todos los que compramos jajaja... Es que es verdad, cualquiera se resiste.

      Un besazo y mil gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  6. Hoooooooooooola holita compañera! Ojú, he llegado a tu blog por esas casualidades de la vida y ¿cómo eres tan jodidamente graciosa? Perdón, guardo las formas desde ya que no te conozco :P El caso, que me encanta la forma que tienes de contar y relatar tus andanzas. Dado este hecho, he intentado seguirte, pero me da error. Tu gadget no me deja seguirte! WHY???????? En fin que si me visitas (te invito, yo no molo tanto, pero te invito a pasar por mi blog y quedarte entre mis seguidores) recuerdame que vuelva a pasar hasta el infinito para ver si el gadget funciona de una vez.

    Y...ah sí, sobre el Kindle. Yo no tengo Kindle ni cuenta de Amazon...pero mi novio sí (sonrisa siniestra). Y él sufre las consecuencias, pobrecillo. Es que no usa la cuenta y yo...yo veo libros bonitos y baratos por todos lados *.*

    En fin :)

    Te espero en La Reina Lectora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Eva!
      jajajaja gracias!!! Me alegra que te haya hecho gracia mi desvarío. Oye, no te preocupes, no te cortes por las formas. No tengo ni idea de por qué te da error el gadget, no me había pasado nunca creo... Si lo vuelves a intentar y no te deja, dímelo y vuelvo a mirar (en principio todo parece normal). Por cierto, ya te sigo yo también, tienes un blog muy chulo!

      Jajajaja cuando has dicho sonrisa siniestra, me la he imaginado a la perfección, sé que tanto a qué te refieres... A mí me pasa igual, solo que ya pongo cara de resignación cuando compro libros, como si no tuviera elección.

      Un besazo y mil gracias por pasar por aquí!!!

      Eliminar
  7. Ey! ¡Qué alegría leerte, mi Lore! Yo tengo cuenta Amazon y el kindle en el portátil (que además se separa del teclado y se convierte en una tablet) y en el móvil. Es cierto que la batería es una preocupación y los ojos se cansan más por el brillo. Sé que las maquinitas nuevas tienen eso mejorado, mi madre tiene uno y es más cómodo. Pero vamos, que es una maravilla lo de "tengo un rato, no me he traído nada, estoy agotada de las redes sociales... libro digital pa'l canto". Antes siempre llevaba un libro en el bolso, ya no hace falta, tengo unos cuantos pendientes en la app. No los acumulo como tú (¡loca obsesa! xD Te adoro :P )pero sí van creciendo poco a poco, entre el 0,99, "prueba gratuita" o similares.
    En resumen, que estoy con vosotras en que ambos formatos son la caña y lo único que hacen es fomentar la lectura tengas el dinero que tengas, el tiempo que consigas o el tamaño de tu pantalla.
    (Yo soy más de Burguer King, sorry... qué hambre, Dios)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amapoli!!! Qué alegría leerte a ti también <3
      jajaja la verdad es que lo del Kindle viene de muerte. Yo si no enciendo la luz, no me cansa mucho la vista, es como un libro más o menos. Pero bueno está guay alternar papel y ebook, aunque últimamente leo más así por comodidad (y dinero). Qué bien que viene llevarlos siempre encima, que desde el móvil puedes leer en cualquier sitio. Y sí, soy una loca obsesa, ya debo de tener alguno más, estoy enferma jajajaja... pero es que soy débil y Amazon lo sabe.

      Por cierto, que yo de Burguer también soy, no le hago ascos, eh. Por favor... Qué bueno.

      Un besote, preciosa mía!!!

      Eliminar
  8. He empezado a leer La pata de cupido gracias a una lectura conjunta organizada por el blog Tiempo libro, de Alhana... y he acabo aquí... y qué curioso... estaba leyendo esta publicación y era casi como si la hubiese escrito yo... Te entiendo, somos débiles, muy débiles... 25 ebook sin leer en el kindle me parecen pocos. Yo añadiría los que los autores (sobre todo autopublicados) ponen a 0 euros y pillas porque puede que te guste, por probar o por lo que sea...

    Te seguiré en el blog y espero disfrutar mucho con tu novela

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Carmen! Muchas gracias por pasar por aquí y comentar y, por supuesto, por participar en la lectura conjunta. Espero que la disfrutes!
      Y tienes razón con lo del Kindle, con eso de las ofertas gratis o por 0,99 y cosas así... madre mía, es un no parar!!

      Nos leemos ;) Un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola Lore!
    Primero que nada, muy feliz año nuevo :D espero que se cumplan todas tus metas!
    por otro lado, no tengo este formato de Kindle :( pero soy fanática del libro en papel y creo que no lo cambiaría por nada jaja reconozco que el electrónico es mucho más cómodo a la hora de llevar y leer, pero soy una clásica... jaja y estoy media ciega :c
    En fin, no conocía tu blog, pero me quedo y te invito al mío :3 un beso enorme!♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!

      Feliz año a ti también ;) Espero que cumplamos nuestros propósitos!
      La verdad es que un libro en papel siempre será especial, no es comparable a algo electrónico. El tacto, las ediciones tan bonitas, esas portadas... Pero bueno, soy muy fan del Kindle por comodidad y por precio, lo reconozco.

      Un besito y gracias por pasar por aquí! Voy a tu blog yo también.

      Eliminar
  10. Me siento taaan identificada...
    Sin Kindle no se vivir. La llevo conmigo a todas partes (vamos, que en el trabajo me he encerrado alguna vez en el baño para poder leer un rato y todo). Lo que yo digo, obsesionada.
    Y nada de mierda de entrada! Mola mil. Me encanta.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja hola, guapa!
      Me pasa igual, se me rompió el primer Kindle y fue como... Dios no, el Apocalipsis está aquí (ya ves que me gusta exagerar un poquito). Me has matado con lo del baño... jajaja yo llego a aprovechar hasta 1 minuto que tenga, bendita app de Kindle en el móvil.
      Gracias por pasar. Un besote!!!

      Eliminar