Mis publicaciones

Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada

viernes, 8 de marzo de 2013

¡FELIZ DÍA DE LA MUJER!

Hola a todas,

Aunque creo que esta imagen tiene más razón que un Santo, hoy quiero aprovechar para mostrar mi admiración a todas las mujeres del mundo, pero sobre todo a las que forman parte de mi vida.

En primer lugar, a mi madre. Una mujer trabajadora, con carácter, pero con un corazón de oro. Mamá, gracias por todo lo que haces por mí. Darme la vida fue solo el principio.
A mis tías, que se parten el lomo cada día y siempre sacan una sonrisa.
A mi suegra, una mujer de fortaleza increíble y bondad infinita.
A mi cuñada y a mis amigas, gracias por estar siempre ahí, gracias por vuestras risas que son música para el alma. Os admiro por hacer frente a todo y seguir adelante.
A mis compañeras de viajes literarios, de sueños. Os admiro por vuestro talento, vuestra ilusión, por sacar siempre tiempo para trabajar en vuestras historias. Gracias por todo.
Y a mis compis de trabajo, que comparten conmigo fatigas y bocadillos los viernes.

Felicidades a ti también, mujer, si estás leyendo esto. Seas quien seas, estés donde estés. ¡SONRÍE!


FELIZ 8 DE MARZO

¿Qué es ese ruido insoportable que me taladra los oídos? ¿Quién osa interrumpir mi cena a la luz de la luna con Brad Pitt? Una cena que incluía velas, un buen vino y aceite corporal de postre.
Otra vez él… ese odioso aparato que me avisa cada mañana de que otro día infernal ha dado comienzo.
“Bienvenida a tu vida,  Aitana. Feliz 8 de marzo”.
De un manotazo, lo estampo contra la pared con desprecio. Así aprenderá.
Sin embargo, sé que no puedo ignorar su advertencia por más tiempo. Me doy la vuelta y me acerco al oído de mi compañero de cama, que ronca como un oso pardo con vegetaciones.
—Cariño, acuérdate de comprar huevos —susurro.
Como única respuesta recibo un gruñido. El oso continúa durmiendo porque está de vacaciones, pero yo tengo que levantar el culo con un esfuerzo titánico y un humor de perros.
Camino hacia territorio enemigo y me preparo para los siguientes 60 minutos, que es lo que tardo en conseguir que los niños se despierten, se vistan, se tomen los cereales y se laven los dientes.
Salimos por la puerta, justitos de tiempo, para variar. Los meto en el coche y les abrocho el cinturón.
“Por favor, que no se peleen, que no se peleen…”
—¡Mamá, Álex me está haciendo burla!
—¡Chivata!
—¡Callaos ya! —grito yo, disparando rayos X por los ojos a través del espejo retrovisor.
Cualquier día nos salimos de la carretera, ya verás.
Intuyo mis ojeras y mi moño deshecho a través del espejo. Decido ignorarlo, puesto que no tiene solución. Las mujeres como yo no tenemos tiempo de recogernos las greñas.
Sin embargo, me prometo a mí misma que, aunque sea a las dos de la madrugada, tengo que tintarme la raya canosa que me cruza la cabeza.
“Eso mismo dijiste ayer, guapa”.
Dejo a los monstruitos en el colegio y piso el acelerador.
El día no mejora conforme avanza. En la oficina, me espera una torre de papel de más de treinta centímetros. ¿Por qué? Pues porque no es el día de la mujer trabajadora, no. Es el día de la mujer explotada, de la mujer que está hasta el mismísimo… moño de no tener ni un minuto para ir a mear.
Aitana, archiva esto. Aitana, llama a no se quién. Aitana, déjate la espalda hecha un Cristo en esa silla diseñada para torturar al ser humano.
Abro el correo electrónico y veo el mensaje que el director nos ha mandado a todas las trabajadoras.
“Feliz día a todas. ¡A trabajar!”
Será mamón… esto ya parece cachondeo.
Tras ocho horas, un sándwich de pavo caducado y cinco cafés de máquina, me froto los ojos y apago el ordenador. Tengo tantas ganas de largarme que no hago ni una pequeña parada en el lavabo. Mi vejiga está a punto de reventar, pero me convenzo de que aguantará media hora más y me subo en el coche.
Grave error.
Solo hacía falta un bache para que se me aflojara el muelle. Solo unas gotas, pero suficientes para terminar de sentirme hecha un asco.
Así que llego a casa cansada, asqueada y meada. Genial.
Mis dos pequeños están jugando a darse patadas en el salón. Paran un momento para darme un beso y luego siguen como si nada. Me parece bien. No estoy de humor para meterme en medio de una guerra de mordiscos.
Le doy un beso a mi gran oso pardo y le hago la pregunta, aunque ya sé la respuesta.
—¿Has comprado los huevos?
Traga saliva y desvía la mirada, todo esto mientras se rasca la nuca.
—Se me olvidó.
Lo siento pero no puedo más. Sé que solo son unos huevos, unos corrientes y diminutos huevos, pero es la gota que colma mi vaso lleno de estiércol.
—¡Lo sabía! ¡Sabía que no podía responsabilizarte de nada!
—Joder, Aitana, solo son unos huevos. No es para tanto.
Siento la furia recorriéndome las venas. El moño debe tener ya un aspecto indescriptible.
—¿Que no es para tanto? ¡¿QUE NO ES PARA TANTO?! Llevas aquí todo el día tocándote las narices y no has sido capaz ni de comprar unos huevos. Y aún tengo que llegar yo para…
—Para discutir, como siempre —me interrumpe.
Parpadeo varias veces porque me cuesta asimilarlo. ¿Cómo se le ocurre interrumpirme con esa pasividad? Estoy en medio de un arrebato emocional inmenso, ¿es que no sabe que si me lo corta de cuajo puede darme hasta una embolia?
—No me lo puedo creer… —No sé si gritar, reír o echarme a llorar—. Ni de unos malditos huevos te puedes acordar…
¿Por qué parece que se aguanta la risa?
—Si quieres, aquí tengo un par —me dice, señalándomelos con sus ojos.
No puede ser… No puede estar bromeando en este momento.
Doy dos pasos, extiendo el brazo y le agarro la entrepierna con fuerza, con rencor acumulado.
—Pues házmelos rotos.
—¡Ay, no seas bruta!
—¿Qué pasa? ¡Solo son unos huevos! —grito como una histérica, descontrolada.
Me mira con los ojos como platos, me doy la vuelta y lo dejo allí, con sus huevos rotos.
El agua de la ducha me aclara las ideas. Siento cómo me voy relajando poco a poco, cómo me voy dando cuenta de lo bruja que he sido. La culpa empieza a corroerme la boca del estómago.
Cuando salgo, envuelta todavía en el albornoz, uno de mis pequeños está esperándome, sentado encima de mi cama. Siento ganas de abrazarlo pero entonces me dice:
—Mamá, ¿puedes venir?
Sale por la puerta, esperando que lo siga.
Me seco un poco el pelo con la toalla y voy al salón. Lo que veo me deja sin palabras.
La mesa está cubierta con el mantel elegante, y dos velas iluminan unas servilletas rojas dobladas de forma extraña.
—Las hemos hecho nosotros —explica mi niña con una sonrisa a la que le faltan cuatro dientes—. Son cisnes.
Miro a mi marido, que se acerca para abrazarme y darme un beso con dulzura.
—Feliz día, mi amor.
Noto que unos bracitos se ciñen a mi cintura.
Nos fundimos en un cálido abrazo familiar y, cuando me separo, me echo a llorar.
—Te queremos —me dicen los tres a la vez, como si lo hubieran ensayado.
—Y yo a vosotros —respondo, limpiándome el moquillo.
Por un segundo, desvío la vista hacia la mesa y los veo: dos huevos fritos me miran con una sonrisa de beicon.
Me echo a reír.


lunes, 4 de marzo de 2013

NOVEDADES DEL PROYECTO 150 ROSAS

¡Hola, chicas!

¿Cómo va el lunes? El mío no demasiado bien, pero es lunes... ¿acaso se puede esperar otra cosa?
El caso es que vengo a hablar de algo que ocurrió la semana pasada. Quería haberlo puesto antes, así que no quiero que se me pasen más días sin compartir mi emoción. Por fin recibí la llamada! Sergio Guinot, director de la Editorial Divalentis, me llamó para preguntarme si quería participar en la presentación que se hará en Valencia del libro 150 Rosas, en el que aparecen dos de mis relatos. La respuesta fue, por supuesto, que me encantaría! Así que, próximamente confirmarán el día para este mismo mes, y yo me iré poniendo más y más nerviosa. Una nueva aventura en mi horizonte... allá vamos!

Desde mi humilde rincón en la red, y a pesar de no tener Facebook y demás, quisiera agradecer a todo el equipo de Divalentis esta oportunidad, y a Sergio Guinot en concreto su amabilidad y su llamada, que tanta ilusión me hizo. Gracias por contar conmigo.

Y, sin más, ahí dejo unas fotillos que le hice al libro. Las páginas donde aparecen mis relatos, y el índice de autores, donde mi nombre aparece muy cerca del de una gran amiga.

¡FELIZ SEMANA!








sábado, 2 de marzo de 2013

Inauguración Mujercitas Chic!

Hola a todas!
Hoy no vengo a hablar del mundo de las letras, pues tengo que hacer una excepción que bien merece la pena. Quiero felicitar a mi cuñada/hermana/amiga por su nuevo blog. Poco a poco, le va quedando muy chulo, y en él se pueden encontrar truquitos y consejos sobre cosas de chicas (uñas, maquillaje, pelo, bisutería hecha por ella misma...). Lo que viene siendo una artista, vamos!

Y, sino, mirad qué pendientes me regaló en navidad!
Tahi, bienvenida al caos de blogger!  

viernes, 1 de marzo de 2013

PREMIO ELLAS JUVENIL ROMÁNTICA 2012-2013

Hoy 1 de marzo se ha dado a conocer el nombre de la ganadora del PEJR II: Anabel Botella.
Su obra, COMO DESEES será publicada en el sello Montena el 23 de mayo de 2013.
Se intentó, pero no pudo ser. Aunque tampoco es ninguna sorpresa... no esperaba ganar.
Mucho ánimo a quienes se hayan quedado en el camino (incluída yo), pues nunca hay que dejar de intentarlo.
¡Felicidades, Anabel!